lunes, 23 de septiembre de 2013

La Rosa Dorada


Ocurrió entonces,  que cuando el mundo estaba en su mejor momento y los humanos gozaban de gran poder, una criatura desconocida apareció sobre Dambil. Era misteriosa pues nadie sabía su procedencia ni su origen. Por desgracia, los habitantes de este mundo ignoraban que   sus intenciones eran malignas y su crueldad infinita. Así pues, esta criatura, con gran astucia, conjuró un hechizo que le hizo tomar la apariencia de un humano bello y espléndido. Su rostro tenía una luz especial que le hacía parecer inmensamente agradable a los ojos de los humanos y sus palabras eran dulces como la miel. Era muy difícil resistirse a sus encantos por eso, los humanos de todas las tribus, lo acogieron como si de un invitado de honor se tratase.
                Entre los humanos se le conoció por el nombre de Jálibu que significaba "El bello hombre". De ese modo Jálibu convivió con los humanos durante largas temporadas fingiendo amor por la belleza del mundo que le rodeaba pero, en realidad, su corazón era negro y lo que realmente quería era someter a todas las criaturas vivientes a su voluntad y convertirse en el amo y señor de Dambil. Para ello había ideado un tenebroso plan, pues sabiendo del poder de los humanos decidió hacerse pasar por uno de ellos, cautivarlos y conseguir que le enseñaran los secretos más profundos sobre el poder de los cuatro elementos. Poco a poco, Jálibu pasó por cada una de las tribus y aprendió toda la magia que atesoraban. Cuanto más conocía a los humanos más los odiaba y envidiaba, y la oscuridad de su corazón se hacía grande  e impenetrable. Jálibu se hizo muy poderoso gracias a su magia negra combinada con los conocimientos que había obtenido de las tribus. No obstante en lo profundo de su corazón albergaba un gran temor pues sabía que si los humanos se unían para combatirle no podría vencerlos a todos. Fue entonces cuando inició una campaña de mentiras y de engaños con el objetivo de  sembrar discordia entre las tribus  para separarlas. Poco a poco surgieron enemistades entre las cuatro tribus que antaño habían estado sólidamente unidas. Jálibu se regocijó en su malicia pues sabía que los humanos divididos eran débiles y pronto podría someterlos a su poder. Del mismo modo que hizo con los humanos, sedujo a miembros de otras razas que  fueron arrastrados por  la oscuridad de sus palabras. Los orcos, criaturas débiles de mente, se dejaron llevar por las promesas de riquezas y declararon la guerra a los humanos. Lo mismo pasó con dragones, elfos, trolls...y todas las demás criaturas, peleaban entre si y una gran guerra estalló en el mundo mágico.
                Con todo este desconcierto Jálibu abandonó el hechizo que le hacía parecer humano y mostró su apariencia real. Era una criatura formidable y tenebrosa, con piel de metal y colmillos retorcidos en un rostro lúgubre coronado por dos cuernos implacables. Sus ojos brillaban con malicia y astucia. Su postura y forma eran parecidas a las de un humano pero mucho más alto y robusto. El poder que los cuatro elementos le otorgaban le convirtieron  en un ser indestructible y se hizo llamar Gormul "El Amo Negro". Con todos sus seguidores organizó ejércitos que arrasaban la belleza de Dambil sin ninguna resistencia, pues los humanos estaban ocupados haciendo la guerra con otras tribus. Los pocos seres que estaban del lado del bien se encontraban dispersos y escondidos, sin un líder que los dirigiera. 
                Cuando Gormul tenía la victoria al alcance de la mano, unos pocos humanos se rebelaron, El consejo de los 18. Los valientes  miembros del consejo  se reunieron en asamblea para encontrar una solución y poner fin a las diferencias que había sembrado el despreciable Jálibu. Tardaron tiempo en darse cuenta del engaño que habían sufrido y decididos, juraron permanecer unidos para prestar combate al Amo Negro. Los hombres y mujeres que formaban este consejo planearon la forma de derrotar a Gormul. Uno de los Flaimers, el más anciano y poseedor de gran sabiduría informó a sus amigos de la existencia de un conjuro poderosísimo denominado "La rosa dorada". Este conjuro podía encerrar en un objeto la fuerza de los cuatro elementos y era lo suficiente poderoso como para destruir a Gormul.  Trabajaron sin cesar durante varias lunas hasta que por fin construyeron una espada. Esta arma, fabricada entre todos los humanos del Consejo, encerraba una magia terrible. Los Flaimers se encargaron de fabricar la empuñadura utilizando metales pesados y le imprimieron todo el poder del Fuego. Los Terrarus decoraron la empuñadura con piedras y gemas preciosas del interior de la montaña en las que depositaron el poder de la Tierra. Por su parte los Wouters utilizaron el poder del Agua para construir una hoja para la espada. Utilizaron Plerio de gran poder para su fabricación. Por último, para afilar la espada, los Eolirs utilizaron viento helado para conceder todo el poder elemental del Aire. Así fue como el arma más poderosa jamás forjada llegó a existir y recibió el nombre de "Rosa Dorada" pues era bella como una rosa y albergaba la dorada esperanza de la victoria. 
                Al terminar de forjar la Rosa Dorada hubo una gran duda en el Consejo, pues eran 18 miembros pero tan solo tenían una espada. Solo uno de los 18 podría ser el portador del arma y por tanto el encargado de combatir cuerpo a cuerpo contra Gormul. Hubo miedo, pues estando unidos los humanos sabían que eran fuertes, pero nadie habían pensado en combatir en solitario contra el mismo Amo Negro que presumía de ser indestructible. Así pasaron los días hasta que el anciano Flaimer que había propuesto la idea de forjar la Rosa Dorada, entró a escondidas en el lugar donde se guardaba la espada y la cogió aceptando la responsabilidad de derrotar a Gormul.
                Titón, que así se llamaba el anciano, sintió pena por los demás miembros del consejo pues eran jóvenes y  decidió que era  su responsabilidad enfrentarse a Gormul ya que  la idea de construir  la "Rosa Dorada" había sido suya.  De ese modo  inició la búsqueda  del  enemigo más poderoso que haya existido jamás. 
                Gormul, gracias a sus espías sabía que Titón había partido en su búsqueda y cegado  por la codicia y el afán de poder se precipitó para  a encontrarse con el anciano Flaimer. Su intención era tender una trampa a Titón y robarle la espada para ser más fuerte  pero cometió un  error. El Amo Negro no sabía que la espada tenía el poder de brillar ante la presencia del enemigo, pues los cuatro elementos formaban parte de su ser y también formaban parte de la espada. Así fue como, al intentar tender la emboscada a  Titón, la espada comenzó a brillar con una luminosidad cegadora  avisando al anciano de la presencia del enemigo. Gormul, sorprendido de que lo descubrieran, vio como Titón se volvía hacía el lugar donde estaba escondido y lo señaló:

- HE VENIDO A HACERTE PAGAR POR TODO EL MAL QUE HAS HECHO A ESTA TIERRA, SAL DE TU ESCONDITE.- dijo Titón con palabras firmes dirigiéndose a Gormul-. 
El Amo Negro, dudó por un instante pues aquel anciano parecía poseedor de una gran fortaleza pero al ver la espada quedó prendado por  su belleza y poder  y deseó poseerla a cualquier precio. Gormul salió de su escondite decidido a arrebatarle por la fuerza lo que había venido a buscar. Mataría al anciano y cogería la espada de su cadáver…y así fue como comenzó el combate más importante de Dambil. Continuará...

6 comentarios:

  1. Me ha encantado la historia, es muy interesante.
    Fdo: Karen

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho la historia
    fdo cesar criado

    ResponderEliminar
  3. Me ha encantado la historia.
    Alexa.

    ResponderEliminar
  4. Está súper chulo.Me ha gustado mucho y el video me ha encantado.
    Fdo:César Nieto Ocaña

    ResponderEliminar
  5. me encanta la historia es muy interesante
    fdo:Ainhoa Nuñez Navarrete

    ResponderEliminar
  6. Esta historia ha sido muy intrigante.
    Maria Martín

    ResponderEliminar