lunes, 7 de octubre de 2013

Humo y fuego

Titón despertó conmocionado. No sabía qué había sucedido y le costó unos instantes recuperar la memoria, pero enseguida un torrente de imágenes volvieron a su cabeza: Gormul, la Rosa Dorada quebrada en mil pedazos y... esas criaturas, esas terribles criaturas que se levantaban poseídos por una misteriosa magia negra.
            Su cuerpo estaba dolorido, pero haciendo un esfuerzo se incorporó. Un fuerte olor a quemado le asaltó la nariz, se levantó y a poca distancia vislumbró luces y mucho humo. No sabía cuanto tiempo había permanecido inconsciente. Cuando luchó con Gormul era noche cerrada y ahora seguía siendo de noche. Tal vez había permanecido así durante un par horas o tal vez un día entero.
            Mientras intentaba poner órden en sus recuerdos, un alarido estremecedor le sacó de sus pensamientos... ¡Había sonado muy cerca! Titón corrió todo lo que le permitían sus cansadas piernas y subió el repecho de una pequeña colina. Cuando llegó a la cima, y pudo contemplar lo que sucedía, un grito se le ahogó en su garganta. La visión era espeluznante: una pequeña aldea de elfos arcanos, en la frontera norte del Bosque Sombrío, estaba siendo arrasada por una legión de No-muertos. Los elfos intentaban resistir el ataque pero eran superados en número y, además,  observó algo terrible: los elfos que morían, víctimas del ataque de los muertos, se levantaban de nuevo como zombis y se unían al ataque como fieras sanguinarias. 
            Al parecer un gran troll esqueleto lideraba el ataque, gritaba órdenes aquí y allá para organizar a sus soldados. Muchas casas ardían y los guerreros de la aldea trataban de dar tiempo a sus familias para que pudieran huir. Los atacantes eran imparables, las flechas lanzadas por los elfos se clavaban en los huesos y en la carne putrefacta sin hacer el más mínimo daño. Algunos guerreros elfos cortaban las piernas de los esqueletos para impedir que siguieran caminando pero esto solo los frenaba momentáneamente pues, enseguida, comenzaban a arrastrarse para seguir atacando desde el suelo. 
            Titón apretó los puños y corrió colina abajo. No le quedaban muchas fuerzas pero intentaría ayudar a los elfos arcanos. El troll seguía bramando órdenes , era enorme y de piel grisácea, su rostro cadavérico era capaz de amedrentar al más valiente de los soldados. En sus manos portaba  una gran maza con la que podría aplastar una vaca sin mucho esfuerzo. Un grupo de guerreros había formado una fila y unido sus escudos formando una sólida barrera. Un elfo de mayor edad se situaba detrás de los guerreros y recitaba unas palabras que parecía infundir fuerza a sus compañeros: ¡Era un mago! Titón reconoció la magia que realizaba, era un hechizo sanador que mitigaba el cansancio del cuerpo, regenerando los pequeños cortes de sus compañeros. El enemigo ahora avanzaba con antorchas  incendiando casas y árboles a su paso. Mientras se acercaba a la batalla, Titón pudo reconocer el miedo y la  desesperanza en el rostro de las mujeres y niños elfos que huían al interior del Bosque Sombrío ¡¡Había que ayudarlos!!
            Los esqueletos y zombis se contaban por cientos, y solo dos docenas de elfos prestaban batalla con todas las fuerzas de las que disponían. Titón llegó justo cuando el mago elfo fue herido por una flecha en la pierna, corrió a su lado e intentó socorrerlo lo mejor posible. El mago, llamado Finred, se sorprendió al ver al portador de la Rosa Dorada, se miraron a los ojos y pronto Finred comprendió todo lo sucedido. Es bien sabido que los magos pueden comunicarse a través del pensamiento y que lo hacen mucho más rápido que con las palabras.
Finred miró al viejo Flaimer y dijo:
- Titón de los Flaimers, jamás imaginé que algo así pudiera suceder, lo que veo en tus ojos es terrible.
Titón asintió levemente y añadió:
-Tendremos tiempo de lamentarmos más tarde, aun veo muchos buenos elfos que necesitan auxilio y no tenemos tiempo que perder. 
            Los dos se levantaron ayudándose mutuamente. Titón puso una mano sobre la pierna herida del mago y recitó un pequeño conjuro. A pesar de que el mago flaimer sólo poseía nociones del arte de la sanación, sí que sabía que el calor aplicado sobre las heridas fundía la piel e impedía que brotara más sangre. El encantamiento funcionó y la hemorragia de Finred cedió. Titón le ayudó a levantarse. Los guerreros arcanos proseguían el combate. Su pared de escudos soportaba a duras penas los ataques. Las fuerzas disminuían y los enemigos aumentaban.
            El mago Flaimer alzó sus manos e invocó parte de su reserva de poder; en ese instante una barrera de fuego mágico se materializó  justo delante de los guerreros élficos y los no muertos se vieron atrapados en el hechizo. Los huesos del enemigo se consumían en las abrasadoras llamas y eran reducidos a cenizas. Los defensores pudieron darse un respiro y con golpes de escudo hacían retroceder a la temible horda de ultratumba. Parecía que daba resultado pero un hechizo así no se podía mantener mucho tiempo. 
Intentando mantener la concentración, Titón lanzó un grito.
- ¡¡Corred al bosque!! ¡¡Buscad refugio!! 
La voz del anciano Flaimer sonó con autoridad y los elfos obedecieron. 

13 comentarios:

  1. Me encanta,es genial pero, te quedas con la intriga!!!!!!
    Fdo: Karen Cruz

    ResponderEliminar
  2. Me gusta la historia esta interesante.
    Fdo:César Criado

    ResponderEliminar
  3. Me ha dejado muerta de miedo
    Alexa

    ResponderEliminar
  4. Esta historia ha sido muy interesante.Estoy deseando en leer la siguiente historia.
    Fdo: Alex Constantín Iosef

    ResponderEliminar
  5. Esta historia es muy emocionante me pone los pelos de punta.Estoy deseando que pongas la continuación profesor.
    Firmado María Martín.

    ResponderEliminar
  6. Es muchísimo más corta que antes -_-.
    Fdo:Ernesto

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado la historia y quiero ver la continuación.
    Fdo: César Nieto Ocaña ^_^

    ResponderEliminar
  8. A mi esta historia me ha dejado los pelos de punta del miedo,pero a pesar de eso me ha gustado mucho.
    Fdo:Ana Cristina López

    ResponderEliminar
  9. No me ha gustado mucho esta historia Fdo: Kike López

    ResponderEliminar
  10. Creo que deberías escribir el libro de ''Los señores de los elementos''. La historia no para de mejorar, estoy deseando ver lo que pasará.
    Fod: María Huertas Díaz.

    ResponderEliminar
  11. Tendria que haber mas historia pero bueno,me ha gustado
    fdo. alejandro

    ResponderEliminar
  12. La historia me encanta quiero saber cómo es la próxima
    Fdo: Juan Antonio Pérez Momblán

    ResponderEliminar
  13. Me ha gustado mucho es una historia muy interesante.
    Fdo: María Palomares

    ResponderEliminar