lunes, 17 de febrero de 2014

La Gran Asamblea



Por fin llegó el momento de la asamblea, el sol se ponía en el Oeste, el horizonte quedaba bañado por una luz dorada que aumentaba la majestuosidad de la Pirámide Elemental. Cuatro torres se erguían en las esquinas del edificio, una para cada elemento. En su interior, un laberinto de salas albergaba las reliquias y joyas más poderosas  de Dambil. Era el lugar más importante de todo el Bastión, una magia antigua e indescifrable se centraba en aquel lugar.

El salón donde se celebraba la asamblea era una gran cámara circular con altos techos sustentados sobre robustas columnas de piedra. En el centro, una gran mesa circular  con 18 sillas, daban asiento a los miembros del Consejo. En los laterales, había dispuestas  unas gradas para los invitados a la asamblea. Gentes de otras razas y tribus que, por su importancia, habían sido llamados para buscar soluciones y acabar con la maldad de Gormul. 

- Hermanos del Consejo - dijo una de las jóvenes que se sentaba en la parte central de la gran mesa- damos comienzo a la Gran Asamblea. A partir de ahora, y según las leyes del Bastión, nadie podrá salir de esta sala. Ruego que haya orden y que hablemos con gentileza. Todas las opiniones serán respetadas y escuchadas. 

La muchacha que hablaba era María H. de los Wouters  la líder de los 18. Había sido elegida por votación entre todos sus hermanos para liderar el Consejo. Era aguerrida y decidida. Tenía unos preciosos ojos claros que miraban con autoridad.  Vestía la coraza pesada de la élite del Consejo con una capa burdeos que estilizaba su imponente figura. Su elección no era casualidad pues  era una muchacha agradable, cariñosa y sabia. Siempre tenía buenas palabras para todos y mantenía a sus hermanos unidos; era una gran líder. Sus compañeros siempre acudían a ella en busca de consejo. Además, María H. era una maga poderosa. Dominaba toda clase de hechizos relacionados con su elemento; el agua. 

Una vez, durante su estancia en tierra firme, la líder del Consejo fue testigo de un enorme incendio en una aldea cercana a la Llanura de las Flores. Los aldeanos corrían desesperados intentando salvar sus posesiones de las llamas. María H. pasaba por allí y su corazón se conmovió al ver el sufrimiento de aquellas gentes. Alzó su bastón- fabricado por Celia  con madera de cedro y engarces de turquesa- y conjuró un tsunami enorme. El agua barrió entera la aldea apagando los innumerables fuegos. Los aldeanos, agradecidos, le rindieron toda clase de honores y le dieron el nombre de Filguin que significa: "apaciguadora de fuegos". El nombre le vino perfecto pues, además de apagar fuegos con sus hechizos, también hacía  lo mismo cuando surgían discusiones entre los 18. 

- Ahora, le cedo la palabra a Titón, miembro más veterano del Bastión. Él nos contará la razón por la que hemos sido llamados -diciendo esto señaló al anciano y tomó asiento para escucharlo.
- Hemos sido convocados -comenzó a decir Titón que ya estaba recuperado- para atajar el mal que se cierne sobre Dambil.
La sala se quedó en silencio, algunos se agitaron nerviosos al escuchar las palabras con las que el viejo Flaimer comenzaba la asamblea.
- Nuestro mundo está en serio peligro -continuó Titón-. Aquel que conocíamos como Jálibu, y ahora se hace llamar Gormul, ha logrado por medio de la magia negra hacerse con un ejército indestructible. Durante el combate que entablamos cuerpo a cuerpo, nuestras espadas se quebraron liberando una magia desconocida que despertó a los muertos de su descanso.  Esas criaturas se mueven por instintos destructivos, pero lo más preocupante es que obedecen las órdenes de Gormul. Ahora cuenta con una legión incontable y arrasa todo a su paso.

En las gradas se  alzaron  gritos de asombro y terror.
- No nos queda más remedio que abordar con premura este problema, o luchamos juntos o sucumbiremos todos- sentenció Titón.
Los asistentes cuchichearon y afirmaron con sus cabezas.
- Siento deciros que no tengo ningún plan, pues el horror al que nos enfrentamos es superior a mis conocimientos. A partir de ahora, los aquí congregados expondrán las soluciones que les parezcan más adecuadas y tomaremos la decisión que sea más beneficiosa para Dambil.
Hubo unos instantes de silencio. Uno de los orcos de las gradas se levantó y dijo con voz grave:
- Mis señores, mi nombre es Oglak, de la tribu de los Cuervos. Mi clan se vio obligado a plantar cara a los no-muertos. Nos superaban en número pero afrontamos la batalla con valentía. Los esqueletos luchaban ferozmente y al final, nos vencieron. Mis gentes fueron masacradas y solo unos pocos conseguimos huir. Este enemigo al que nos enfrentamos es la peor de las ruinas; están muertos y no tienen miedo, no sienten dolor, no se cansan, no necesitan beber ni comer, son  perfectas maquinas de destrucción. ¡¡¿¿Qué podemos hacer??!!

El pobre Oglak cayó desplomado sobre su asiento y comenzó a llorar de impotencia. Los asistentes bajaron la cabeza en señal de respeto. Alejandro de los Flaimers tomó la palabra. 
- Los no-muertos se reagrupan. Hasta ahora solo se les ha visto en grupos pequeños. Se dice que el ejército que reúne Gormul en el norte es inmenso, varios cientos de miles de esas abominaciones marcharán por las tierras de Dambil arrancando todo rastro de vida a su paso.
Está vez todos hablaron al mismo tiempo, la pirámide se llenó de un rumor ensordecedor. Todos gritaban ¡Estamos perdidos! ¡Son invencibles! ¡Nada podrá salvarnos! Los ánimos estaban por los suelos.
María H. alzó la mano pidiendo silencio y llamó al orden.
- Me interesaría conocer el punto de vista de Karen de los Terrarus - reclamó Filguin. 

Todos asintieron y miraron a la muchacha con gran interés.  La joven tenía un don especial para la adivinación, era posible que en alguna de sus visiones estuviera la clave para enfrentarse a  Gormul.
Karen venía de las islas del otro lado del Mar Insondable. Sus rasgos eran exóticos y bellos. Lucía una piel aterciopelada y de color caramelo. Sus ojos eran profundos, grandes y luminosos. Portaba las vestiduras ceremoniales, de tono anaranjado, propias para la ocasión. Desprendía un haz mágico difícil de descifrar. Era una chica decidida y con confianza en sí misma. Su don para la adivinación, le venía de nacimiento. Desde pequeña le atormentaban sueños extraños. Al principio todos pensaban que eran eso, simplemente sueños, pero muchos comenzaron a tenerle miedo cuando las cosas que veía en ellos se hacían realidad. Sus padres la llevaron al Bastión pensando que su hija tenía algún tipo de problema pero, los magos que la examinaron, les explicaron que en realidad su hija poseía un don poco común; ver el futuro. Ese poder le abrió las puertas del Bastión y allí se entrenó para controlarlo y descifrar las señales y visiones que percibía en sueños. Tuvo muchos problemas para ganarse el cariño de sus compañeros del Consejo. A veces, su poco tacto para transmitir sus visiones provocaban más de un enfado. Tardó tiempo en darse cuenta que a las personas hay que decirles las cosas con tacto y con cariño, especialmente cuando se trataba de dar malas noticias.
Ahora todos esperaban ansiosos las palabras de la joven. Karen se puso en pie y procedió  con seriedad.

- Siento decir que mis sueños y visiones han sido especialmente enigmáticas durante estos días. Hasta ahora solo he visto varias imágenes inconexas  que se repiten una y otra vez. Una de ellas es un águila majestuosa que vuela sobre el Bastión. En otra  veo una piedra azul que brilla con gran intensidad. Finalmente mis visiones terminan del mismo modo; observo una llama poderosa que arde con fuerza pero, de repente, empieza a menguar hasta que, finalmente, se apaga. Siento no poder ser más clara pues desconozco el significado de estos símbolos.

Desanimada, la joven Terrarus volvió a tomar asiento. Las voces y murmullos surgieron  de nuevo en el salón. De pronto, una figura se alzó en las gradas. Iba totalmente cubierto con una túnica y una capucha de tonos marrones. Centella lo reconoció al instante; era el hombre misterioso que había visto en la taberna del Unicornio Feliz, allí, le llamó la atención el poder que desprendía pero ahora era más evidente.

- Tal vez yo pueda dar respuesta a esas visiones- la voz del encapuchado resonó con una fuerza inusitada que silenció la algarabía.

Los asistentes dirigieron la vista a las gradas y aguardaron una explicación.

18 comentarios:

  1. Me gusta mucho. Lo que más me gusta es el final, y estoy deseando saber quien es el encapuchado!!!!

    ResponderEliminar
  2. Como siempre muy buenas las historias.Pero te dejan con mucha intriga eso me cabrea.

    ResponderEliminar
  3. Es una historia muy chula.Siempre nos dejas con la intriga para la siguiente historia.

    ResponderEliminar
  4. Si te digo la verdad estaba (sin querer) leyendo la historia de halloween, pensando que estabais leyendo esta, y yo perdido,.......parezco retrasado

    ResponderEliminar
  5. Profe me encanta la descripción que me haces y no me gusta que...
    bueno lo de siempre que nos dejas con la INTRIGA!!!!!!
    Karen;)

    ResponderEliminar
  6. Me gusta mucho mi descripción pero el apodo no me hace mucha gracia. el poder de karen es muy chulo y muy necesario. Creo que la piedra es donde están Elestor y Rínuviel. El águila creo que simboliza que van a estar vigilados. y la llama lo de Dúlfenor. Pero en serio: ¡¡¡¡¡¡¡No nos dejes con la intriga!!!!!!!!!

    Fdo:María Huertas

    ResponderEliminar
  7. Obiamenten chuisima,pero los poderes de los demás son muy buenos y yo no tengo ninguno,a y porque pones de nombre a la taberna el unicornio feliz jajajajajaja !!:D

    ResponderEliminar
  8. Profesor siempre nos dejas con intriga estoy deseando que hagas la siguiente Fdo: Enrique López Ortuño

    ResponderEliminar
  9. Maestro siempre nos haces lo mismo , nos dejas con la intriga. Estoy deseando saber quien es el hombre misterioso.
    Fdo: Ana Cristina López.

    ResponderEliminar
  10. No me gusta la historia. La verdad es que es muy corta aunque muy interesante. Tampoco me gusta porque ¡ no salgo yo ! Pero como dicen lo mejor para el final.

    ResponderEliminar
  11. La historia está muy chula lo que más me gusta de esta historia es cuando habla el hombre que vio Kike en el bar.
    Fdo:Juan Antonio

    ResponderEliminar
  12. Esta historia ha estado muy bien profe.A mi la parte que más me ha gustado es la descripción de María H, y me voy a quejar como todos no nos dejes con intriga. : ( quiero saber quien es el encapuchado. Fdo María M

    ResponderEliminar
  13. Me gusta mucho porque así ya vamos sabiendo más cosas sobre la actualidad. Me gusta el don de Karen, que pueda ver el futuro, eso nos va a servir mucho. Lo que no me gusta es cuando aparece el encapuchado y nos dejas con la intriga. :(

    ResponderEliminar
  14. La historia me ha gustado mucho, sobre todo por el apodo de María H, pero no me gusta que nos dejes con la INTRIGA!!!! :(
    FDO:Silvia Palomares.

    ResponderEliminar
  15. INTRIGA!!!
    Ya decía yo que algo ocorriria con ese personaje.Una historia super!! profe :)
    Alexa

    ResponderEliminar
  16. Creo que me voy a unir a las protestas, eso de que el encapuchado vaya a descifrar la profecía y se quede en "continuará" me ha dejado chafada. Sugiero un episodio extra esta semana para despejar la intriga.
    Besos: Sol.

    ResponderEliminar
  17. Wow!!!!Maestro al fin encuentro tu blog de este año,estuve mucho tiempo buscandolo y no lo encontraba por ningun sitio.¡Que alegria que sigas con Dambil!(Aunque me alegraria mas si siguieras con Dambil en Arquillos)=)

    A por cierto soy Olaya Ballesteros del año pasado en Arquillos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Olaya, me alegro mucho de verte por aquí ya sabes que Dambil es también tu casa.
      Da muchos recuerdos a tus compañeros de mi parte.
      PD: Si ves que tardan los comentarios en salir es porque primero me llegan a mi para luego publicarlos.
      Hasta pronto¡¡¡

      Eliminar